Desinfección con Ozono

La desinfección mediante el uso de ozono es uno de los tratamientos mas efectivos para eliminar bacterias, virus, hongos y microorganismos, dentro de cualquier espacio cerrado: vehículos, habitaciones, salas de reuniones, restaurantes, etc. siendo uno de los medios de elección eliminar el Sars Cov-2 y frenar la CoVID-19

O3

El ozono está formado por tres átomos de oxígeno y es uno de los oxidantes más potentes que se conocen. Estando probada su capacidad biocida y siendo, al menos, diez veces más potente que el cloro, el desinfectante más utilizado. El empleo de ozono, para la desinfección ambiental de espacios cerrados , vehículos, habitaciones, salas de reuniones, restaurantes, resulta mucho más recomendable que el uso de otros desinfectantes, ya que al ser un gas, desinfecta no sólo el aire dentro del recinto sino también cualquier elemento, accesorio o superficie incluido en ese espacio, teniendo una gran eficacia y una rápida descomposición sin dejar residuos, con un plazo de seguridad muy corto, agilizando el proceso de desinfección.

 

 

Estudios con Ozono

En mayo de 2020 se publicó un estudio de un grupo de investigadores (el profesor Yano Juichi y el director del Centro de Enfermedades Infecciosas Kasahara Kei) de la Universidad Médica de Nara sobre la eliminación del agente de la COVID-19 con ozono. Tras los excelentes resultados obtenidos en este primer estudio, los investigadores se plantearon el ir más allá, ya que la desinfección con las dosis de ozono que se ensayaron (de 1 a 6 ppm) seguía requiriendo el desalojo de las salas durante el tratamiento, aunque fuera por poco tiempo. En agosto de 2020, el grupo de investigación del profesor Murata, de la Universidad de Salud de Fujita (Japón), ha revelado que el gas ozono tiene un efecto descontaminante sobre el nuevo coronavirus incluso a concentraciones bajas (experimentadas a 0,05 y 0,1 ppm), que son aceptables para el ser humano.